Recomendaciones ante la caída de Cenizas Volcánicas

Las cenizas volcánicas están compuestas por fragmentos finos de roca volcánica…

números de emergencias Cenizas volcanicas 2015 Que hacer después de una caída de cenizas 2015 Efectos indirectos de las cenizas 2015 Efectos sobre la salud Cenizas volcanicas 2015Que hacer durante la caída de cenizas 2015Recomendaciones para el uso del agua 2015 afiche usa pañuelo o trapo húmedo ante la presencia de cenizas Cómo podemos estar con nuestros niños 2015


  • +

    Antes, durante y después de una lluvia de cenizas

    Este documento tiene el propósito de promover la seguridad de quienes experimentan la lluvia de cenizas volcánicas. Se detallan procedimientos a seguir si se reciben  alertas de una lluvia de cenizas volcánicas, se recomienda qué hacer durante la lluvia de cenizas, y qué métodos son más efectivos para limpiar la ceniza volcánica después del evento.

    Elementos esenciales a poner a mano antes de una lluvia de cenizas.

    Una caí­da de cenizas sustancial puede mantener a las personas recluidas en sus casas por horas y aún por dí­as. Para que la situación sea más llevadera y segura se recomienda:

    • Mantenga estos elementos en su casa, por si se produce una lluvia de cenizas.
    • Mascarillas contra polvos y protección de ojos.
    • Suficiente agua potable para por lo menos 72 horas.
    • Suficientes alimentos no perecederos para, por lo menos 72 horas, tanto  para las familias y animales domésticos.
    • Material para envolver de plástico (para proteger los aparatos electrónicos, vehí­culos de transporte, bombas de agua).
    • Radio operada con baterí­as y baterí­as de refacción.
    • Velas, linternas o antorchas y baterí­as de refacción.
    • Si hace frí­o, madera adicional para chimeneas y cocinas.
    • Cobijas adicionales y ropa abrigada.
    • Asegurar las medicinas requeridas para enfermos crónicos o con afecciones agudas.
    • Elementos para la limpieza (escobas, aspiradora y bolsas, filtros, palas, etc.)
    • Una pequeña cantidad de dinero en efectivo.
    • Considere que podrí­a estar obstaculizado en una ruta y quedar transitoriamente atrapado en su vehí­culo, por lo tanto tenga elementos de emergencia para su vehí­culo también.

     

    Acciones a realizar para la preparación

    • Cierre puertas y ventanas.
    • Coloque toallas, trapos, diarios, empapadas bajo las puertas que dan al exterior y otras fuentes de filtración de cenizas. Asegure las ventanas con cinta adhesiva apropiada.
    • Proteja los aparatos electrónicos sensibles y no los destape hasta que el ambiente esté totalmente libre de cenizas. Durante su limpieza dejelos desenchufados.
    • Desconecte tubos de drenaje, bajantes de los canales para evitar taponamientos, pero dejando que corran las cenizas y el agua para vaciar las canaletas en el suelo.
    • Si tiene un sistema de recolección de agua de lluvia para su abastecimiento de agua, desconecte el tanque antes de la lluvia de cenizas.
    • Si tiene bronquitis crónica, enfisema o asma, permanezca dentro de la casa y evite exposiciones innecesarias.
    • Asegure agua y alimento limpio para su ganado.
    • Si tiene niños, conozca el plan de emergencias de la escuela y tenga juegos y actividades infantiles para interiores.

     

    Qué hacer cuando caen cenizas volcánicas

    • No se asuste, permanezca tranquilo.
    • Permanezca adentro de un edificio.
    • Si usted está al aire libre, busque cobijo (por ejemplo, en un vehí­culo o edificio).
    • Use una máscara, pañuelo o trapo sobre su nariz y boca.
    • Si se da la alarma antes de la caí­da de cenizas, abandone su trabajo y vaya a su casa.
    • Si usted está en el trabajo cuando comienza a caer ceniza, permanezca bajo techo hasta que la ceniza se haya asentado.
    • No ocupe las lí­neas telefónicas con llamadas que no sean urgentes.
    • Escuche las emisoras locales de radio acerca de la erupción y planes de limpieza.
    • No use lentes de contacto ya que usándolos podrí­a estar expuesto a una abrasión en la córnea.
    • Si encuentra cenizas en el agua, déjela reposar y luego use el agua limpia.
    • Si hay mucha ceniza en los depósitos de agua, no use su lavarropas o lavavajillas.
    • El agua contaminada con cenizas generalmente tiene sabor desagradable, más que riesgo a producir daños a la salud.
    • Usted puede comer vegetales de su huerta, previamente lavados.

  • +

    ¿Qué es la ceniza volcánica?

    Las cenizas volcánicas están compuestas por fragmentos finos de roca volcánica (de menos de 2 mm de diámetro) que se forma durante las explosiones volcánicas, por avalanchas de piedra caliente que baja por las laderas de los volcanes, o por las salpicaduras de la lava incandescente. Las cenizas varí­an en apariencia, dependiendo del tipo de volcán y la forma de erupción. Así­, puede ir de un color gris claro a negro y puede variar en tamaño, de ser uno pequeño, hasta polvo tan fino como el talco. Las cenizas suspendidas bloquean el sol, reduciendo la visibilidad y causando a veces oscuridad completa en pleno dí­a. Las erupciones también pueden generar truenos y relámpagos debido a la fricción entre las partí­culas finas suspendidas que se pueden localizar sobre el volcán o acompañando grandes fumarolas mientras se mueven en la dirección del viento.

    Grandes depósitos se pueden incorporar al suelo ya existente y convertirse en la futura capa de tierra de una región volcánica generando, con el tiempo, zonas de mayor fertilidad.

    En la mayorí­a de las erupciones, las cenizas volcánicas causan relativamente pocos problemas de salud, pero genera mucha ansiedad. Aún así­, la lluvia de cenizas puede afectar muy amplias áreas alrededor de los volcanes y puede causar gran alteración a la vida normal

    De todas formas, las cenizas recientemente caí­das pueden tener pelí­culas ácidas que causarí­an irritación en los pulmones y en los ojos.

    Esta pelí­cula ácida puede dañar la vegetación y las pasturas para los animales, así­ como contaminar fuentes de agua.

    Por lo tanto, es muy difí­cil que la vida cotidiana y la organización social no se vea afectada, interrumpida en diferente grado y que el temor y el desconcierto nos haga hacer una mala jugada.

    La calma, información y organización ciudadana y barrial es fundamental.

  • +

    ¿Cuáles son los efectos de las cenizas sobre la salud?

    Los efectos de las cenizas sobre la salud pueden ser divididos en efectos respiratorios, sí­ntomas oculares, irritación cutánea y efectos indirectos:

    1. Efectos respiratorios

    En algunas erupciones, las partí­culas de cenizas pueden provocar aumento de tos e irritación de garganta y laringe. Los sí­ntomas comunes agudos (a corto plazo) incluyen:

    • Irritación nasal y descarga (flujo nasal).
    • Irritación de garganta y ardor, algunas veces acompañado con tos seca.
    • Bronquitis de varios dí­as de evolución.
    • La respiración puede tornase dificultosa ante tareas de limpieza o exposición a cenizas en suspensión si no se toman los recaudos de protección con máscara o pañuelo húmedo que cubra nariz y boca.

    La exposición a altas concentraciones a cenizas volcánicas puede exacerbar sí­ntomas a personas con enfermedades crónicas previas (Asma, Epoc, Enfisema; bronquitis Crónica, fumadores, Displasia pulmonar, Secuelas Respiratorias, Traqueostomizados, Fibrosis Quí­stica, Cardiopatí­as Severas, entre otras).

    En base a opiniones de expertos las investigaciones realizadas sobre otras erupciones volcánicas no aportan evidencia de complicaciones a largo plazo sobre la salud de la población.

    El desarrollo de sí­ntomas respiratorios a partir de la inhalación de cenizas volcánicas depende de una cantidad de factores. Estos incluyen la concentración de partí­culas en el aire, la proporción de partí­culas finas en las cenizas, la frecuencia y duración de la exposición, la presencia de cristales de sí­lice y de gases volcánicos o aerosoles mezclados con las cenizas, y las condiciones meteorológicas. Las condiciones previas de salud y el uso de equipo de protección respiratoria también influirán en los sí­ntomas que se experimenten.

    2. Sí­ntomas oculares

    Irritaciones en los ojos son efectos muy comunes, ya que trozos de arenisca pueden producir dolorosas raspaduras en el frente del ojo (abrasión de córnea) y conjuntivitis. Las personas que usan lentes de contacto deben eviratlos y reemplazarlos por los lentes comunes (anteojos)

    Los sí­ntomas más comunes incluyen:

    • Se siente como si hubiese objetos extraños dentro del ojo.
    • Los ojos empiezan a doler, picar o enrojecerse.
    • Hay lagrimeo, secreciones (lagañas).
    • Abrasión de córnea o raspaduras (sensación de cuerpo extraño molesto, doloroso, con mayor irritación a al luz).
    • Conjuntivitis aguda o inflamación.

    3. Irritación cutánea

    Aunque no es común, las cenizas volcánicas pueden producir irritación en la piel a algunas personas, especialmente si las cenizas son ácidas. Los sí­ntomas incluyen:

    • Irritación y enrojecimiento de la piel.
    • Infecciones secundarias si las personas se rascan.

     4. Efectos indirectos de la lluvia de cenizas

    Así­ como los efectos a corto y mediano plazo, también deben considerarse los impactos indirectos ocasionados sobre la salud por las lluvias de cenizas. Estos ocurren principalmente como consecuencias secundarias de la caí­da de cenizas, como por ejemplo:

    • Lesiones de tránsito por dificultades en la visibilidad, desperfecto de motores, suelos resbalosos.
    • Caí­das en calles, veredas, o ante limpieza de techos.
    • Traumatismo por caí­da de árboles secos, desplome de techos, entre otros.
    • Complicaciones para la atención directa de problemas de salud ante la dificultad en la movilidad para acudir por ayuda.
    • Contaminación de fuentes de agua.
    • Desperfectos en maquinarias o artefactos eléctricos.
    • Contaminación por monóxido de carbono debido a desperfectos en aparatos de calefacción afectados por las cenizas.
    • Efectos sobre la energí­a eléctrica. La caí­da de cenizas puede interrumpir la electricidad y esto puede traer implicaciones sobre la salud debido a que las cenizas húmedas son conductoras, por lo cual es esencial que se realicen procedimientos con estricta precaución cuando se realicen tareas de limpieza del equipo de suministro de energí­a eléctrica.
    • Efectos en el abastecimiento de agua. Puede ocurrir contaminación de las provisiones de agua o el bloqueo del equipo de suministro. Los depósitos de agua al aire libre en instalaciones pequeñas como tanques de agua domésticos en los techos son especialmente vulnerables a la caí­da de cenizas, y aún pequeñas cantidades de ceniza pueden causar problemas de potabilidad.
    • Efectos sanitarios (desechos de aguas servidas, etc.). La inhabilitación temporaria de los sistemas sanitarios municipales puede incrementar el riesgo de enfermedades en las áreas afectadas.
    • Riesgo de hundimiento de techos. 1) Los techos pueden hundirse debido al peso de las cenizas, durante las tareas de limpieza de las cenizas, debido a la suma del peso de la persona que realiza esa tarea.
    • Otros riesgos serios para la vida durante erupciones grandes incluyen inundaciones (debido a lluvias fuertes ocasionadas por la acumulación de grandes nubes de cenizas), y la formación de lahares o avalanchas de barro volcánico

  • +

    ¿Qué puedes hacer para protegerte contra las cenizas?

    • Limitar la circulación con vehí­culos.
    • Reducir la ceniza de su casa.
    • Asegurar el consumo de agua potable y evitar alimentos cultivados en huertas del lugar.
    • No desesperarse haciendo acopio de alimentos excesivos, cuando habrá problemas transitorios de abastecimiento. Sea solidario.
    • Estar atento a las indicaciones oficiales de organismos dependientes de Salud, Defensa civil, Municipios.
    • Proteja su ví­a aérea. Los barbijos están indicados especialmente en personas con enfermedades respiratorias y cardiacas moderadas a severas, personal de limpieza de calles edificios, personal de defensa civil, rescatistas así­ como personas que se exponen en forma prolongada a las cenizas. En estos casos se aconseja la utilización de barbijos adecuados.
      Evitar salir.
    • Protección de ojos. En medio ambiente con cenizas finas, usar anteojeras o anteojos correctivos en lugar de lentes de contacto, para evitar irritación en los ojos.
    • Limpieza. Mojar los depósitos de cenizas con poco agua antes de usar palas, cuidando de empaparlos en los techos, para evitar exceso de peso y peligro de hundimiento. El barrido en seco puede producir alto nivel de exposición y debe ser evitado. El uso de mangueras con gran cantidad de agua puede producir escasez de agua en áreas altamente pobladas.

    Precauciones para los niños

    • Evitar salidas innecesarias.
    • Promover juegos de mesa, dibujo, manuales evitando que corran y salten en lugares donde hay cenizas.
    • Proponer la organización de programas de cuidado de niños, para que los padres puedan turnarse y participar libremente en las tareas de limpieza de cenizas.
    • Si los niños deben estar al aire libre cuando las cenizas están flotando en el aire, deberán usar protección respiratoria.
    • No asustarse ni producir medidas que provoquen vómitos ante la evidencia de que el niño haya tragado cenizas (la evidencia sugiere que no es peligroso para la salud de niños).
    • Los niños deben estar debidamente alertados de no jugar donde hay capas profundas de cenizas sobre el suelo, o acumulada en ciertos sitios.
    • Evitar que los niños colaboren en las tareas de limpieza, sobre todo de techos.

  • +

    Efectos generales de la ceniza volcánica sobre las poblaciones

    Las cenizas volcánicas son perjudiciales por diferentes motivos y se introducen por todos lados en el interior de viviendas, lugares de trabajo, estudio, etc.

    La ceniza es diferente del polvo que diariamente encontramos en la casa: su estructura cristalina es filosa y produce raspaduras, desgastando las superficies al limpiarlas frotando o cepillando. También son dañinas para los vehí­culos.

    La lluvia puede ayudar a lavar a la ceniza de techos y demás superficies, pero también genera obstrucción y daños en canaletas, desagotes pluviales, acumulación de ceniza en áreas deprimidas, entre otros problemas.

    La ceniza humedecida aumenta a más del doble de su peso en seco y puede generar colapso de techos y caí­da de canaletas.

    Los depósitos de ceniza empapados pueden endurecerse formando costras que se adhieren mucho a las superficies, dificultando el proceso de limpieza y generando la obstrucción de cañerí­as, red de agua pluvial, sistemas de cloacas y alcantarillado de las calles. Es importante que se evite que el polvo de cenizas entre en las cañerí­as de desagí¼es, pluviales y/o cloacas.

    Es aconsejable solicitar que la gente separe la ceniza volcánica de la basura normal para la colección y la deposición de ceniza. La mezcla con la basura normal puede generar daños en vehí­culos de recolección de residuos y, además, incrementa enormemente el volumen a ocupar en los sitios asignados.

    Las cenizas deben ser llevadas a sitios apropiados para evitar que el viento disperse la ceniza nuevamente y en lugares que estén situado a distancia de cursos fluviales o sobre niveles freáticos, que podrí­an ser afectados por lavado de la ceniza que arrastrarí­a el material fino y/o sustancias quí­micas que generen perjuicio a los acuí­feros.

  • +

    Plan para la deposición de cenizas

    La caí­da de unos milí­metros de ceniza sobre una comunidad urbana probablemente equerirá de la colección y la deposición de grandes cantidades de material.

    La ceniza quitada de caminos, edificios, y otras estructuras deberí­a ser eliminada en sitios apropiados. La elección de los sitios adecuados para la deposición de cenizas deben contemplar las siguientes consideraciones:

    • No crear un nuevo inconveniente a los propietarios de los terrenos involucrados y adyacentes.
    • No permitir que el viento o agua disperse la ceniza nuevamente.
    • La ceniza no tenga que ser movida otra vez.

    Varios sitios de acumulación pueden ser necesarios para proporcionar la capacidad suficiente para toda la ceniza. Determinar rápidamente y de manera correcta uno o más sitios de deposición después de una caí­da de ceniza es a menudo difí­cil. El proceso de determinación de los sitios más apropiados debe ser desarrollado por todas las organizaciones y agencias públicas afectadas a las operaciones de limpieza. Esto puede incluir las conversaciones y negociaciones con potenciales propietarios de los sitios de deposición, ya que en muchas ocasiones los sitios más adecuados pueden encontrarse en propiedades privadas y no en terrenos fiscales. (Johnston y Becker, 2001).

    a) Lugares que pueden utilizarse como sitios de deposición de cenizas (FEMA, 1984):

    • Depresiones en terrenos propiedad de gobierno.
      Caminos no usados o poco transitados.
    • Canteras abandonadas.
    • Bajos o áreas socavadas en propiedad privada donde el dueño está dispuesto a aceptar la responsabilidad de mantener estable el relleno de ceniza.
    • Tierras de labranza que lindan con los caminos donde esta pueda ser incorporada en la tierra sin efectos dañinos.
    • Jardines de casa y céspedes, si la caí­da de ceniza es ligera.

    b) Caracterí­sticas recomendadas para un sitio de deposición (* El sitio deberá estar cerca del área(s) de limpieza de ceniza.)

    • Fácil acceso para vehí­culos pesados desde un camino principal.
    • Situado a distancia de cursos fluviales .
    • La disponibilidad de suelo para la cubierta (aunque otras formas de cubierta de tierra pueden ser opciones, incluyendo distintos tipos de plantación de hierba, o el empleo de césped/césped pre cultivado para la cobertura inmediata).
    • El empleo final del sitio de deposición debe ser compatible con depósitos de ceniza.
    • Concordar con las exigencias de leyes locales, regionales, o nacionales para el empleo de la tierra.

    El viento suele ser el factor de mayor inconveniente para el mantenimiento de los depósitos de cenizas. Para impedir que el viento continúe removiendo la ceniza de un sitio de deposición, las estrategias más adecuadas son las siguientes:

    • Cubrir la ceniza en sitios de deposición con una capa de material pesado como suelo o grava.
    • Fertilizar y sembrar el sitio de disposición para comenzar el crecimiento de vegetación.
    • Usar paja y otros materiales para cubrir la ceniza y evitar la dispersión hasta que se la asigne una utilidad y/o cobertura más adecuada.

    c) Utilidad para las cenizas acumuladas en los depósitos.

    La ceniza acumulada puede ser de utilidad en distintos aspectos, tanto para el gobierno como para emprendimientos privados. Algunas caracterí­sticas para su aprovechamiento son:

    • Es considerada como buen material de relleno.
    • Se mezcla bien con el suelo.
    • Tiene fuerza de soporte para apoyo estructural.
    • Favorece crecimiento de vegetación si es fertilizado.
    • Filtros para bioremediación de aguas industriales.

  • +

    Recomendaciones para las Tareas de Limpieza

    El quitar, transportar, y depositar la ceniza volcánica implican trabajos sucios, costosos y demandan mucho tiempo. La acción coordinada de la gente y organizaciones involucradas reducen considerablemente los costos y el tiempo que toma quitar la mayor parte de la ceniza. Las operaciones de limpieza pueden tomar semanas a meses para completar.

    Varios factores pueden retrasar el tiempo requerido para quitar la ceniza, y deben ser tenidos en cuenta con previo aviso, para lograr calma y consideración de la situación por parte de la comunidad, y para no frustrar los esfuerzos del personal afectado a los trabajos de limpieza. Los factores a considerar son:

    • La caí­da de ceniza adicional antes de que las operaciones de limpieza hayan sido completadas.
    • El viento, puede extender nuevamente partí­culas de ceniza sobre áreas previamente limpiadas, exponiendo al personal de limpieza (y comunidad) a más ceniza aerotransportada, y a la maquinaria y equipos a un mayor desgaste o daño.
    • La Lluvia, que puede ayudar lavar a la ceniza de techos y demás superficies, pero también genera obstrucción y daños en desagotes, corto circuitos en sistemas de distribución de energí­a, acumulación de ceniza en áreas deprimidas, y obstrucción del alcantarillado, red de agua pluvial y sistemas de cloacas.
    • Los depósitos de ceniza empapados pueden endurecerse dificultando el proceso de limpieza.
    • Los operadores de las tareas de limpieza siempre deben usar máscaras protectoras. En medios donde hay cenizas finas, deben usar antiparras o lentes correctivos en vez de lentes de contacto para protegerse de una irritación ocular. Se deben rociar con agua los depósitos de cenizas antes de utilizar las palas para quitarlas,

    Limpieza dentro de las casas

    Garantizar la salubridad de las viviendas es una tarea imprescindible, pero difí­cil. Entre las acciones que ayudan a mantener casas libres de ceniza figuran:

    • Mantener cerradas puertas y ventanas.
    • Colocar trapos mojados en la parte inferior de las puertas.
    • Tapar las rendijas del techo con periódico (tal vez con engrudo) o trapos.
    • Tapar las rendijas de las ventanas con cinta de embalar.

    Que hacer para limpiar la casa

    • Limpie su casa cuando los equipos de trabajos públicos estén limpiando las áreas cercanas a su casa, para que sea un trabajo coordinado.
    • Colóquese un pañuelo o paño doble. Preferentemente húmedo para cubrir nariz y boca, antes de iniciar la tarea. Se aconseja también usar protectores para sus ojos (anteojos), durante la limpieza en climas secos.
    • Si es posible, asegúrese una buena ventilación abriendo todas las ventanas y puertas antes de iniciar la limpieza.
    • Use solo una entrada al edificio mientras limpie.
    • Use un método de limpieza para reducir el polvo, tal como agua y algún detergente efectivo. Humedezca las cenizas con un atomizador, antes de intentar limpiarlas. Esto evitara que se disperse. Trate de usar poco agua; no empape las cenizas. Usar agua en demasí­a puede agotar los depósitos públicos de reserva de agua.
    • Limpiar alrededor de las ventanas, por dentro y por fuera, con trapos mojados; barrer y trapear los pisos.
    • El trapeado o aspirado deben usarse cuando sea posible. Después de aspirarlas, las alfombras y tapicerí­a pueden ser limpiadas con un jabón detergente. Evite el exceso de tallado ya que las partí­culas filosas de las cenizas pueden dañar la fibra de los tejidos.
    • Se recomienda que el vaciado, limpieza y mantenimiento de las aspiradoras se realice en el exterior y en lugares relativamente alejados de la vivienda, evitando esparcir las cenizas nuevamente.
    • Para la limpieza de objetos de vidrio, el esmalte de porcelana y las superficies de acrí­lico, use un paño o una esponja remojado en detergente y golpetee la superficie en vez de frotarla.
    • Las telas cubiertas de cenizas deben ser enjuagadas bajo el chorro de agua y luego lavadas cuidadosamente, o pueden ser sacudidas en el exterior del edificio para quitarles las cenizas.
    • La ropa manchada requerirá más detergente. Lave pequeñas cantidades de ropa, usando bastante agua, para que cada pieza pueda moverse libremente dentro del recipiente. Cepille o sacuda cada prenda antes de lavarla.
    • Coloque las cenizas en bolsas de plástico reforzado. Utilice bolsas pequeñas para evitar la ruptura de las bolsas por exceso de peso y No las arroje a la basura Las bolsas con cenizas déjelas en la vereda para ser recolectadas por el municipio.
    • Limpie su computadora, televisor o radio, previamente desenchufados, usando la aspiradora o aire comprimido.
    • Los calefactores de ambientes necesitan atención cuidadosa.
    • Limpie cualquier superficie que pueda arrojar aire y recircular cenizas.
    • Hornos y estufas deben limpiarse minuciosamente.
      Mantenga a sus niños en la casa y no les permita jugar en lugares polvorientos.
    • Mantenga sus mascotas adentro. Si un animalito sale, cepí­llelo antes de permitirle entrar nuevamente.
    • Busque consejo de las autoridades con respecto a la eliminación de las cenizas volcánicas en su comunidad. En todos los casos, las cenizas deben separarse de la basura normal, para ser llevada a algún lugar designado.

    Que no hacer

    • No use escobas con pelos laterales para limpiar pasillos y pisos porque las partí­culas de polvo se regresan al aire.
    • No limpie soplando con aire comprimido o barrido en seco ya que las cenizas se transportan en el aire.
    • No use ventiladores o secadores eléctricos de ropa que puedan levantar cenizas al aire.
    • No empape la ceniza con agua, solo rocí­ela levemente.
    • No arroje la ceniza a la basura común, sepárela en bolsas reforzadas pequeñas.

    Limpieza afuera de la casa

    • En lo posible, limpie las cenizas de edificios, maquinaria, vehí­culos, tuberí­as, depósitos de agua y sistemas de drenaje (por ejemplo, bocas de tormenta).
    • Coordine tareas de limpieza con sus vecinos y en amplias tareas comunitarias, para evitar que se deba repetir la operación en las calles.
    • Se debe tener cuidando de no humedecer demasiado las cenizas cuando cubren los techos, ya que eso aumentarí­a el peso de la carga y habrí­a peligro de que colapsen los techos. El cepillado en seco puede producir un alto nivel de exposición y debe ser evitado.
    • Deben extremarse las precauciones en escaleras y techos. Las cenizas hacen el piso muy resbaloso, y como consecuencia muchas personas se accidentan al caer cuando están limpiando cenizas de los techos.
    • Tome precaución con respecto al sobrepeso al subirse a una superficie de por si sobrecargada por las cenizas: pise con cuidado. Es preferible limpiar los techos antes de que se acumulen más de algunos centí­metros de cenizas. Si es posible, utilice arneses.

    Que hacer

    • Colóquese protección respiratoria (barbijo, paño, pañuelo) antes de iniciar la tarea. Se aconseja también usar protectores para sus ojos (antiparras).
    • Humedezca las cenizas con un atomizador, antes de intentar limpiarlas. Esto evitara que el viento las levante.
    • Use palas para retirar volúmenes de depósitos de cenizas espesos (de más de 1 cm mas o menos), escobas rí­gidas servirán para retirar cantidades menores.
    • Recoger la ceniza alrededor de la construcción, amontonarla en un solo lugar y juntarla en bolsas de plástico reforzadas. De no contar con un sistema de recolección (zonas rurales) taparla con tierra (para que el viento no vuelva a esparcirla). No es una tarea que se puede encomendar a niños.
    • Puesto que la mayorí­a de los techos no soportan más de 10 cm de cenizas mojadas, mantenga los techos libres de acumulaciones espesas.

Equipo de Comunicación

Teléfonos Útiles

  • Emergencias: 107
  • Policía: 101
  • Bomberos: 100
  • Defensa Civil: 103
  • Maltrato Infantil: 102
  • Línea para víctimas de violencia: 148